fbpx

Depresión en la menopausia, ¿por qué me siento tan triste?

Publicado por Equipo de redacción en

Depresión en la menopausia, ¿por qué me siento tan triste?

La depresión, aunque es un trastorno complejo, suele caracterizarse por un bajo estado de ánimo, pensamientos de tristeza y alteraciones en el comportamiento habitual. Las personas que la sufren también pueden experimentar apatía o falta de motivación durante un tiempo prolongado. Es decir, que no se trata de un momento de tristeza puntual que afecta durante unos pocos días. 

Aunque es una enfermedad que se puede sufrir a cualquier edad, la llegada de la menopausia es un momento en el que muchas mujeres se sienten más tristes, decaídas, sin energía o motivación sin motivo aparente. 

El descenso de estrógenos que se produce en esta etapa puede provocar en las mujeres una tendencia a sufrir depresión y otros problemas psicológicos como ansiedad, falta de concentración o pérdida del apetito sexual. 

Síntomas de la depresión en la menopausia: tristeza y cansancio

Aunque la depresión es un trastorno mental que muchas veces resulta complejo de diagnosticar, de forma general suele cursar con episodios de gran tristeza, falta de motivación, cansancio o transtornos del sueño, entre otros síntomas. 

La carga mental con la que conviven muchas mujeres a diario, la falta de tiempo para el autocuidado o las distintas responsabilidades (padres, hijos…) propias de esta edad son factores que influyen en su bienestar emocional. Muchas de ellas al llegar a esta etapa describen que se sienten más tristes y fatigadas de lo normal, sin fuerzas y sin ánimos para realizar tareas que antes eran capaces de llevar a cabo con facilidad.

Hay que tener en cuenta que a partir de los 45 años también se experimenta una pérdida de masa muscular, que puede influir en esa sensación de cansancio y fatiga. Hay otros cambios físicos como la tendencia al aumento de peso o la sensación de hinchazón pueden dar lugar a una falta de confianza y autoestima, aumentando esa sensación de melancolía y tristeza.

Recordemos que la depresión es un trastorno complejo en el que influyen muchos factores. Las alteraciones hormonales, los cambios físicos y el paso de una etapa a otra pueden influir en la incidencia de la depresión en la premenopausia y menopausia, pero no serán las únicas razones. 

Si crees que puede ser tu caso, lo más recomendable es que lo consultes con tu médico o acudas directamente a psicoterapia. 

Menopausia precoz y depresión

¿Pero qué pasa cuando la menopausia aparece de forma precoz? Existen algunos estudios que sugieren que las posibilidades de sufrir depresión es mayor cuando la premenopausia llega antes de lo esperado.

Recordemos que generalmente la menopausia aparece entre los 45 y los 55 años. Este es, por así decirlo, un margen de edad “socialmente aceptado”, donde el cuerpo se va preparando lentamente y de forma progresiva para una nueva etapa vital. Pero cuando esta transición ocurre de forma abrupta y prematura antes de los 40, puede suponer un gran choque emocional. 

Cuando la menopausia aparece de forma prematura puede dar lugar a una situación de incertidumbre (¿por qué me ocurre esto a mí?). Pero por otra parte, este hecho puede interferir en los planes reproductivos, que de forma violenta descubren que ya no pueden quedarse embarazadas con tanta facilidad como habían planificado. 

Sin duda, situaciones como estas pueden afectar de forma muy negativa a la salud emocional de las mujeres, llevándolas incluso a un episodio de depresión. De ahí que la menopausia precoz sea un factor de riesgo. 

Menopausia y tristeza, ¿qué hacer?

Hay estudios que sugieren que 7 de cada 10 mujeres experimentan un episodio depresivo desde que alcanzan la menopausia. 

Como te contábamos, la depresión es una condición mental íntimamente ligada a síntomas de la menopausia como el insomnio o los cambios de humor, y puede incluso llegar a agravarlos.

Aunque la depresión puede necesitar de tratamiento psicológico o farmacológico (o ambas), debes saber que hay una serie de consejos que puedes seguir para intentar sentirte mejor. Una alimentación equilibrada, el ejercicio físico o el descanso, así como dedicarte tiempo a ti misma, es fundamental. 

Está claro: mantener unos hábitos saludables te ayudará a sobrellevar los baches emocionales que puedan surgir en esta etapa. 

Si has entrado en la menopausia y crees que puedes estar atravesando un episodio de depresión, no dudes en consultarlo con tu médico o buscar ayuda profesional en psicoterapia. 


0 commentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *